Los muebles retapizados suelen ser piezas valiosas que han pasado de una generación a otra como herencia familiar.

Son elementos normalmente antiguos y fabricados con maderas nobles que, con el paso del tiempo, sufren algún tipo de deterioro y se someten a procesos de restauración que, casi siempre, incluyen la renovación de la tapicería.

En la recuperación de un mueble, la fase del tapizado adquiere una importancia vital, en la medida en que otorga a la pieza su imagen definitiva, la parte más visual de todo el proceso y, en muchas ocasiones, la carta de presentación del trabajo final.

Es por ello que, aunque a menudo es necesario llevar a cabo otro tipo de restauraciones antes (refuerzos de la estructura, encolados, acolchados nuevos, etc.), el broche de oro lo pondrá siempre el acabado textil.

¿Por qué optar por retapizados artesanales para tus muebles preferidos?

La renovación de la tapicería es un proceso laborioso que requiere un alto grado de especialización y un conocimiento profundo de los estilos decorativos que han marcado tendencia a lo largo de la historia, especialmente cuando nos enfrentamos a piezas antiguas. El oficio de tapicero requiere un gran cuidado de los detalles, minuciosidad y mimo.

A continuación expondremos tres razones por las que vale la pena optar por retapizados para sofas, sillones o cualquier otro elemento de mobiliario al que tengamos especial cariño.

Alargamos la vida de nuestros muebles

Tanto si hemos heredado un mueble antiguo con especial valor sentimental, como si tenemos una pieza valiosa que conserva bien su estructura pero ha sufrido el paso del tiempo, el retapizado nos permitirá conservarlo durante más años, solventando el desgaste de su imagen y situándolo de nuevo como un elemento fundamental en la decoración de nuestro hogar.

Con una nueva tapicería renovamos la imagen del mueble y conseguimos encajar en espacios actuales piezas antiguas.

Un segundo estreno para nuestro sofá

Si tenemos un sofá o un sillón que ha pasado muchos años con nosotros y que ha cumplido nuestras expectativas de confort y comodidad pero el tiempo comienza a hacer mella en su imagen, un retapizado es, sin duda, la mejor opción.

Podemos renovarlo, actualizarlo o incluso dar un cambio radical a su imagen solo cambiando los textiles. Esa pieza a la que guardamos tanto cariño permanecerá con nosotros y, además, con un segundo estreno. ¿Para qué sustit

uir algo que nos gusta si podemos recuperarlo?

Los retapizados son tendencia

La restauración, recuperación y renovación de muebles antiguos están más de moda que nunca. No solo por la tendencia ‘vintage’, que ha irrumpido con fuerza al mundo de la decoración de interiores, sino también por la creciente conciencia ecológica, que apuesta por dar una nueva vida a los objetos que nos rodean.

Un cabecero de cama, un sofá ‘chester’, un mueble clásico, un antiguo Luis XV, un cabecero capitoneado o incluso una pieza actual deteriorada, constituyen una oportunidad única para renovar la imagen de nuestro hogar a partir de retapìzados llevados a cabo por manos expertas. El resultado no te defraudará.